Atentos: ¿Sabes lo que son los trastornos de la atención?

La atención es una palabra muy usada en nuestro vocabulario cotidiano, especialmente en el contexto clínico de los últimos años (Gracias, TDAH). 

Sin entrar en debates teóricos sobre las definiciones del concepto “Atención”, voy a intentar exponeros por qué es importante y qué tipos de atención se han objetivado.

La mayoría de personas que han sufrido un daño cerebral, un accidente vascular cerebral (AVC, ictus…) o trastornos del desarrollo, refieren dificultades de atención.

Y es que, desde un punto de vista funcional, la atención es la primera de las funciones cognitivas que el cerebro utiliza para procesar la información. Podemos imaginar la atención como un gran filtro que está especializado en discriminar la información que pasa y la que no pasa.

atención

El neuropsicólogo trabaja muy habitualmente con problemas atencionales y sabe que, ejercitando la atención, los pacientes también mejoran otros aspectos o funciones como la memoria, la percepción, el razonamiento, la planificación, orientación, motivación, entre otras. Lo que parece bastante claro es que la atención no es un proceso aislado, sino que está muy relacionado con otros procesos cognitivos que se complementan entre sí.

Se podría decir que las bases anatómicas de la atención se encuentran en áreas corticales como la corteza parietal posterior y la corteza prefrontal con áreas subcorticales, como el sistema reticular activador, el tálamo, el sistema límbico, los ganglios basales (estriado) (Rios y Muñoz, 2004). Es decir, que cuando la atención está funcionando, estas áreas cerebrales son las que se suelen activar. No todas a la vez, porque existen diferentes tipos de atención, o eso dicen Sohlberg y Mateer, que en 1987 y 1989 describieron un modelo jerárquico de la atención, cuyos componentes están descritos según su nivel de complejidad. Es decir, que los últimos niveles requieren un esfuerzo atencional mayor que los precedentes. Las autoras describieron este modelo buscando una forma de evaluar la atención, lo cual es muy útil para realizar una evaluación neuropsicológica:

  1. Arousal: Que es la capacidad para estar despierto y mantener la alerta. Es el nivel más básico de atención.
  2. Atención focalizada: Capacidad de responder por separado a estímulos táctiles, visuales o auditivos.
  3. Atención sostenida: Consiste en mantener una respuesta determinada durante un largo periodo de tiempo.
  4. Atención selectiva: Capacidad para seleccionar, de entre varias posibles, la información relevante a procesar o el esquema de acción apropiado.
  5. Atención alternante: Es la capacidad para cambiar el foco atencional entre tareas que requieren respuestas cognitivas diferentes.
  6. Atención dividida: Capacidad para atender a dos tareas al mismo tiempo.

Las lesiones de las diferentes áreas cerebrales afectan de forma distinta a los pacientes. Es complicado encontrar a dos pacientes con el mismo tipo de lesión al que ésta le afecte de la misma manera.

Aún así, vamos a explicar qué significan los diferentes tipos de atención:

Los pacientes que tienen alterada la atención sostenida, tienen dificultades para utilizar su atención durante largos periodos de tiempo. Para usar este tipo de atención realizan un sobre-esfuerzo, por lo que tienden a fatigarse fácilmente. Para este perfil de paciente, se suele adaptar la duración de las tareas y de las sesiones, con la intención de minimizar el cansancio sobre el rendimiento.

Cuando la afectación se refleja sobre la atención selectiva, el paciente tiene dificultades para ignorar estímulos irrelevantes, por lo que se distrae con facilidad y tienden a tener un patrón de respuestas perseverativo. Frecuentemente podemos encontrar a este tipo de pacientes con problemas para inhibir conductas y precipitándose al responder.

Los pacientes con afectación de la atención alternante muestran dificultades para cambiar la atención de una tarea a otra y retomar la tarea inicial. Este perfil de paciente muestra cierta inflexibilidad, con problemas para adaptarse a nuevas órdenes. Esto conlleva un enlentecimiento en el procesamiento de la información, ya que el paciente puede tener dificultades para dejar de hacer la tarea anterior y empezar una nueva.  

En cuanto a la atención dividida, las dificultades se encuentran a la hora de realizar tareas al mismo tiempo como escuchar música y cocinar, mantener una conversación y conducir, por ejemplo.

tipos de atención

Como veis, utilizamos constantemente nuestros sistemas atencionales, como estar alerta, concentrarnos o realizar dos tareas a la vez, aunque no nos paramos a pensar, por ejemplo, cómo es posible realizar dos tareas a la vez. De esta manera, suele suceder que el momento en el que nos damos cuenta de la importancia de esta función cognitiva es cuando nos falla.

No obstante, después de leer este artículo, podréis intuir que la atención es una de las funciones del cerebro que nos permite atender las demandas del entorno, lo que nos permite relacionarnos con el mundo.

En definitiva, cuidar de nuestra atención y rehabilitarla después de una lesión cerebral o problema es una cuestión muy importante y poco debatible. Por tanto, os recomiendo que a partir de hoy, incluyáis también a vuestro lenguaje cotidiano: evaluación, estimulación y rehabilitación de la atención, porque os puede hacer mucha falta en algún momento personal o interpersonal de vuestra vida. ¡Estar atentos!

Amalia Muñoz (Neuropsicóloga)