Los 10 síntomas clave de la demencia y el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia. La demencia es entendida como un conjunto de síntomas que definen un deterioro progresivo de las funciones cerebrales como la memoria, el pensamiento, la conducta y las emociones.

La demencia –como muchas otras entidades médicas- aparece en cualquier tipo de circunstancias, sin tener en cuenta la carga social, económica, étnica o geográfica. Si bien es cierto que cada uno puede experimentar la demencia a su manera, la demencia suele conllevar que las personas afectadas no puedan hacerse cargo de sí mismas y necesiten ayuda para las necesidades del día a día.

Actualmente no se dispone de una fórmula curativa para el Alzheimer, aunque las personas afectadas tienen acceso a tratamiento, consejo y soporte.

La población mundial envejece. En el 2013 se estimaron 44 millones de personas en el mundo con demencia. Casi 2/3 viven en países desarrollados. Está previsto que estas cifras incrementen hasta más de 135 millones de personas en 2050.

La demencia afecta principalmente a gente mayor.

La probabilidad de presentar esta condición es de 1 de cada 20 personas pasados los 65 años. Pasados los 80 años la proporción aumenta en 1 de cada 5 personas.

 laberinto

Existen diferentes tipos de demencia, según la causa de deterioro neuronal:

  • Alzheimer
  • Demencia Vascular
  • Demencia por cuerpos de Lewy
  • Demencia fronto-temporal (incluida la enfermedad de Pick)

Aunque el Alzheimer y la demencia Vascular son responsables de más del 90% de casos de demencia.

El diagnóstico certero de demencia se puede establecer únicamente con un examen post-mortem, aunque se puede realizar un diagnóstico razonable a través de un examen preciso de la historia clínica, los reportes de la familia o el entorno, así como un examen físico y mental completo. Es muy importante remarcar que cuando se realiza un diagnóstico hay que contemplar y poder excluir otras condiciones que podrían causar pérdidas de memoria como la depresión, infección de orina, deficiencias de vitaminas o un tumor cerebral.

El impacto que puede llegar a tener el diagnóstico de demencia depende de cómo se haga y como se comunique. La evidencia sugiere que cuando las personas con demencia y su familia están correctamente preparadas y apoyadas, las sensaciones iniciales de shock, rabia y aflicción están contrastadas por un sentimiento de seguridad y fortaleza.

Los síntomas clave de la demencia son:

  1. Pérdida de memoria
  2. Dificultades para realizar tareas habituales
  3. Problemas de lenguaje (especialmente olvido de vocabulario)
  4. Desorientación en el espacio y el tiempo
  5. Dificultades para tomar decisiones
  6. Dificultades para seguir conversaciones o controlar los gastos de casa
  7. Depositar objetos en sitios inadecuados
  8. Cambios de humor y estado de ánimo
  9. Cambios en la personalidad
  10. Apatía, inactividad, pérdida de motivación y/o iniciativa

Si usted nota alguno de estos síntomas o tiene alguna persona cercana que sospeche que los tenga contacte a su médico y coménteselo. Nosotros también podemos ayudarle!

*Información extraída de Alzheimer Disease International

Amalia Muñoz (Psicóloga/Neuropsicóloga Neuroespai)